sábado, 18 de junio de 2011

Estoy aquí sentada, junto al mar; siento la brisa sobre mi cara; observo las gaviotas, el color rojizo del atardecer. Las nubes que durante la tarde cubrían parte del cielo, han desaparecido. Ya no queda nadie en la playa, me estoy quedando sola. De repente me agarras por la espalda, y me das un beso en la mejilla. Te sientas a mi lado, y me dices que me quieres, que siempre me has querido; que te importo más que nada, que quieres estar conmigo y recuperar el tiempo perdido. Yo contemplo tus ojos; tu mirada, es sincera. Lo estabas diciendo de verdad,... me quieres. Y me lo demuestras con un beso.....pero, se enciende una luz. Me despierto,... y dejo de soñar, ha sido un sueño,... nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.